Urbanización de Favelas en San Pablo

En Brasil como en distintos países de América del Sur, siguen existiendo viviendas inadecuadas y en situación irregular en materia de propiedad, para muchos de los habitantes de cada territorio, pero en la Ciudad de San Pablo, como así también en Rio de Janeiro, se ha puesto en marcha y continúa en plena evolución, el Plan de Aceleración del Crecimiento (PAC), que impulsó el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva y que se financia con  los recursos generados por la industria de la construcción. El Estado de esta forma legaliza  los territorios informalmente ocupados con objetivo  de lograr el desarrollo de las favelas como verdaderos centros comunitarios y mejorar de esta forma la calidad de vida de los brasileños.

Las imágenes de Heliópolis en la década pasada eran per se inquietantes; para sus habitantes, la vida allí era tortuosa y llena de obstáculos. Heliópolis la favela más grande de Sao Pablo y segunda más grande de todo el Brasil cuenta con más de 100.000 habitantes que sufrían de la falta de salubridad, inundaciones, incomunicación, discriminación, ausencia de centros educativos y el flagelo de la delincuencia.

Ante  esa situación el gobierno del Brasil se planteó el urbanismo como política de estado a través de la Secretaría de Vivienda de la Municipalidad de San Pablo, tomando como premisa de trabajo que las favelas son parte de la ciudad y que en sí mismas deben contribuir a la solución de los problemas de la ciudad. El principal desafío de este proyecto  y de los proyectos del estilo que se encaren es el hecho de re-pensar las favelas, como parte de la ciudad teniendo bien claro que estas poblaciones se han establecido hace más de cuarenta años y a la fecha están totalmente consolidadas en determinado territorio.

Por ello que luego de dar reconocimiento oficial  a la población establecida allí,  se pone en marcha un sistema de asignación de vivienda así como la modalidad de pago de las mismas. En la actualidad todas las familias habitantes de Heliópolis pagan en promedio el cincuenta por ciento de sus ingresos a la financiación de su compra inmobiliaria.

Ya en 2006 se crearon los Programas de Urbanización de Favelas, comenzando en la zona de Heliópolis y su arroyo subterráneo, creando un buen sistema de drenaje y pavimentando sus calles. Heliópolis es la segunda favela más grande de Brasil (con cerca de un millón de metros cuadrados) localizada al sur de Ipiranga en Sao Paulo. A los efectos de su urbanización se convoca el reconocido arquitecto y urbanista brasileño Ruy Othake.

Ruy Othake considera que la vivienda es  generadora de igualdad, en sus edificios circulares todas las unidades habitacionales tienen una visión abierta al total de la favela. En su plan urbanístico Heliópolis se conforma a través de cinco conjuntos habitacionales con cinco edificios circulares en cada una, de dieciséis departamentos repartidos en cuatro pisos con cuatro departamentos por nivel y una planta baja reservada para personas mayores o con limitaciones a la movilidad. Un edificio rectangular dentro del conjunto que culmina la construcción actuando como foro público.

En las palabras de Othake, la arquitectura debe ser en principio bella porque al margen de brindar calidad de vida a sus habitantes genera per se una actividad rentable para una industria líder y exitosa como es la construcción.

La favela Heliópolis hoy cuenta con eventos culturales como Cine Favela, dos centros culturales  y  siete escuelas, sin muros que representan un mensaje abierto y optimista para toda la comunidad.

Distintos gobiernos y organizaciones internacionales de primer nivel han estudiado y analizado el enorme progreso de las favelas brasileñas, entre  ellos el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuyas conclusiones ilustran de forma clara las claves del éxito de este proyecto:

  • Cuando mayor es el nivel de participación de los agentes públicos y  juiciosa la demanda social, hay más probabilidades de continuidad de los programas, aunque haya cambios políticos.
  • Los programas de desarrollo urbano deben ser  integrados, es decir multisectoriales para fortalecer el capital social de las comunidades
  • La calidad de las nuevas viviendas es esencial. Los precios de la tierra y de la construcción casi siempre determinan el diseño de los proyectos, quedando en segundo lugar la calidad de los mismos, aunque ella sea fundamental para el éxito de las políticas urbanas.
  • Trabajo social después del período de ejecución. El trabajo social y la universalización de las políticas sociales además del apoyo durante la ejecución de las obras contribuyen a generar desarrollo, inclusión social, ciudadanía y democracia.
     
  • Enfoque holístico en el suministro de viviendas. Una política urbana coherente debe combinar la urbanización de asentamientos precarios con la producción de nuevas viviendas y apoyo a la construcción progresiva
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s