Series de TV en América Hispana

En los últimos meses del año pasado he asistido en calidad de oyente a un taller de escritura para guiones televisivos realizado en el CAMPUS UADE PINAMAR, y he participado de una interesante charla-clase por parte del guionista y escritor Ramiro San Honorio, quien es guionista de importantes series vigentes en la pantalla argentina.

Aquí un resumen muy interesante de mis apuntes y algunos tipps para los que sin dedicarnos al oficio de la escritura, muchas veces debemos orientar, traducir o bien hacer un brassage cultural entre la historia a contar el público receptor.

San Honorio afirma que las ficciones de TV tienen un esquema bastante definido. Todo arranca en un universo tranquilo y calmo, hasta que ocurre un acontecimiento que marca el principio de la historia, es lo que los guionistas llaman INCIDENTE INICIAL. Para el éxito de la historia, del incidente inicial debe surgir una PREGUNTA ACTIVA, que mantendrá al espectador al filo de la historia durante todo su desarrollo.

En cada ficción existe una línea editorial; por ejemplo en las ficciones de DISNEY es muy importante no hacer cohesionar el perfil empresarial de la compañía (en este caso Disney) con el nudo de la historia. Un ejemplo claro de esto es que en una ficción Disney no es posible programar una escena en la cual un niño/o adulto se caiga de la bicicleta, golpee su cabeza contra el cordón de vereda se desmaye y pierda la memoria. Ese suceso tan visto en otras ficciones no es posible para DISNEY; porque conforme las normas éticas y perfil editorial de DISNEY, cada persona que conduce una bicicleta debe usar un casco. Un caso similar se ve en las películas de acción hollywoodenses, donde en medio de una persecución entre malvivientes, los protagonistas, sujetos del hampa, realizan maniobras para ponerse el cinturón de seguridad antes de comenzar a conducir. Pequeños detalles que marcan la línea editorial y el perfil de una empresa productora de películas.

Volviendo al seguimiento de las historias de ficción, en cada historia, al lado de la pregunta activa surge el elemento clave de las novelas románticas: el beso o encuentro romántico en las ficciones más modernas. Este es un punto de giro en la historia.

El espectador necesita a partir del punto de giro, el momento de crisis y las sucesivas crisis. Sin crisis el espectador se aburre y se va.

Escribir el proceso de crisis es bien complejo para el autor. La crisis debe tener tres pasos que no se adivinen entre sí: crisis – luz – clímax (posible solución).

Finalmente y sin pretender dar recetas mágicas San Honorio propone a los autores, pensar como lo haría el espectador, pero sin pretender querer saber lo que quiere el público y ser flexible a la hora de trabajar en proyectos que no siempre se transforman en contratos.

@beatrizacosta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s